Última Noticia: Amigo Caballo se incorpora a Outback Spain - siga este enlace





Contra natura o ¿con ella?

Potra en vueloEl caballo domesticado sólo lo es por circunstancias, no por evolución. La selección pretende acentuar ciertas características físicas y de comportamiento, entre la variedad que se encuentra en las poblaciones salvajes. Sin embargo, ni la selección ni la domesticación alteran la naturaleza de la especie, y cada caballo nace con esa naturaleza intacta - ¡afortunadamente!

Por supuesto, domesticar a un animal le obliga alterar su comportamiento. Según la manera en que se le doméstica, las alteraciones le pueden crear tensiones, o las puede integrar armoniosamente en su vida determinada por los humanos. La raíz del término domar es la misma que domesticar, aunque a menudo se cree que equivale a dominar. Para tener éxito en la doma, lo que intentamos dominar es el conocimiento de lo que es un caballo.

El herbívoro marginal

Lo natural es que caballo dedique su tiempo a pastar una hierba pobre pero variadaYegua golosaEl caballo come sólo especias vegetales. Al igual que la vaca y la oveja, se alimenta de hierba, pero a diferencia de ellas no es rumiante, por lo cual no puede almacenar una gran cantidad de hierba rica consumida en poco tiempo, para luego pasar largas horas en digerirla, rumiando sin moverse de sitio. Al contrario, la digestión del caballo está preparada para aprovechar la hierba de menor calidad que es típica de terrenos marginales, a condición de comer casi constantemente, desplazándose a menudo a lo largo del día, y la noche. Este ritmo natural contenta al caballo.

Los animales que viven en espacio reducido son de la misma especie de los que se mueven en praderas, y necesitan un trato que respeta esa igualdad, con actividades que compensan la alimentación puntual y llenan el vacío social.

Sin pie, sin caballo

El caballo pisa con cuidado, naturalmenteEs natural que el caballo controla sus pies con delicadezaEn un herbívoro sin cuernos, priman las patas. Moviéndose para alimentarse, el caballo se hace también una presa menos fácil para los depredadores, reales o potenciales. Huyendo de un perseguidor, las patas dan propulsión, y golpes de defensa. El caballo valora muchísimo sus pies, pisando terreno desconocido y superficies nuevas con gran cuidado, incluso con un nerviosismo que se convierta en terror si está forzado a ir donde no está seguro. Si se le deja mover su cabeza plenamente para investigar la novedad, se le facilita la adaptación.

Trabajo de equipo

Coordinación de grupoCon la huida, la otra manera esencial de protegerse es vivir en manada, en que cada miembro es atento al peligro exterior: él que lo percibe primero, alerta al grupo, cuyo reflejo inmediato es apartarse rápidamente del riesgo. Esta huida inmediata suele ser sobre una corta distancia, desde unos pocos hasta unos cientos de metros, según la gravedad percibida del riesgo. Alcanzado la distancia de seguridad, los individuos del grupo dan la vuelta para valorar la situación. La manada se preserva mejor cuanto más fina sea la coordinación entre sus miembros. Así se puede vivir una vida pácifica, en estado de "alerta relajada".

Comunicación

Unos amigos se abrazan Los caballos comunican con la voz y, sobre todo, el cuerpo. Las vocalizaciones son pocas, y se reservan para atraer la atención de un compañero o familiar - "Aquí estoy. Acercate" - con un tono que va desde una relajada e íntima salutación hasta un grito de socorro. A diferencia de la gente y los perros, los caballos no vocalizan el rechazo o la amenaza.

Una yegua rechaza los avances de un potro.El lenguaje corporal es el idioma corriente equino. Con movimientos y posturas, los caballos comunican su estado de relajación, sus preocupaciones y necesidades, su enfado, confusión, ansiedad o terror - hasta su alegría y sus ganas de jugar, y de cariño.

La clave de la equitación hoy llamada "natural" es aprender el lenguaje de los caballos. Siendo animales sociales, usan mucho el lenguaje, les gusta comunicar, y les gusta que se les comprende. Cuando un caballo se siente entendido por una persona, le resulta más natural hacer caso de ella, y tienen la base sólida de una relación de confianza. Cuando la iniciación del caballo al mundo de los humanos se pasa de forma agradable para ambas especies, el partenario puede desarrollarse en la misma linea.

Las amigas se dan la manoSe aprende mucho observando a este pacífico herbívoro social, que es el atleta con fuerza y gracia que tanto nos gusta, viviendo en las manadas en libertad como las hay en algunos lugares de España. El observador atento, con nuestro apoyo, puede entrar rápidamente en contacto con caballos, domados y no, y comunicar con ellos de forma segura y amena. Verá como las ideas de jerarquías de dominación y sumisión, elaboradas a partir de observación de especias como los perros y los primates, tienen poca relevancia en el mundo natural del caballo. Y verá también como los caballos que no viven en libertad benefician, con unos ajustes, del mismo trato natural.